El grupo RUPTURA nació en La Habana en 1990, a favor de la buena pintura, el buén gusto y sobre todo por el mestizaje amoroso y por el constante movimiento, que según Aristóteles <<es la entelequia de lo que está en potencia>>

RUPTURA acuerda:

El villalobismo como su razón de ser. Por Villalobismo entendemos la hegemonía del fragmento en la sensibilidad. Es el espíritu de villalobizar la confusión, el desasosiego, las combinatorias de formas, de temas, de técnicas, de expresiones, de ismos, de culturas y de conceptos.

El villalobismo es lo impredecible.

Es un asumir un bombardeo de imágenes.

Es un pintar y pintar bien cualquier forma.

Es un modo de pensar y hacer pensar en cada serie.

Es una actividad de rito, de excitación, que busca, encuentra y se apropia.

Es variedad simultánea en sus medios plásticos. No tiene fronteras a la hora de incorporar elementos de otros pintores. Cada muestra es otra de sus maneras sin remordimientos.

Para el villalobismo no hay resolución preliminar, como no hay destino. Pintar <<puede ser lo que sea>>, es utilizar cualquier imagen en la manera en que se esté trabajando.

La historia como parte de la memoria y la espontaneidad del grupo. Las formas van dictándole el significado de sus obras.

Ve pintura para hacer pintura. cada día más le interesa la expansión de la superposición cultural que facilita las cirscunstancias al Villalobismo.

Ha elegido lo que le ha sido dado y aceptado la transculturalización como padecimiento espléndido.

Experimenta y se transforma e cada uno de sus cristales.

De herencia tiene por suerte a Cuba. País de <<arabescos entremezclados>> de <<signos solares>>,  de <<barroquismo acumulado>>, de <<remozada factura>> y de <<empastado de herrumbes>>. Isla mestiza y como todo mestizaje, por proceso de simbiosis, de acción, de mezcla, engendró y engendra el barroquismo cubano que no es otra cosa que acumulación, colección y multiplicación de estilos.

Ilumina las causas del Villalobismo, las culturas como mágica continuación, Picasso, Klee, Matisse, Miró y Law.

En el Villalobismo todo es arbitrario porque todo tiene razón de ser.

Leave a Comment